Con la subida del SMI hasta los 1.080 euros aprobada ayer por el Gobierno, las pequeñas empresas y los autónomos de Canarias tendrán que prescindir de empleados o no contratar a nuevos.

El salario mínimo ha crecido un 52% en los últimos años, algo difícilmente asumible para el principal tejido productivo de las Islas.

Desde el Gobierno se afirma que la subida del SMI no afecta, pero a las pymes sí que lo hace porque el incremento de los costes no es igual para una gran empresa que para las pequeñas.

Así lo entendemos desde Cecapyme y, además, el empresario tiene menos margen para incrementar los salarios en la negociación de los convenios.

Con este aumento el coste laboral por cada trabajador es de unos 1.700 euros más al año.

Por su parte, el presidente de la Federación de Comercio de Las Palmas (Fedeco), Raju Daswani, advierte que el comercio no está aún en las cifras de 2019 ya que los más beneficiados por el crecimiento turístico son el ocio y la restauración. El comercio sigue un 15% por debajo de las cifras precovid.

Con este panorama, el comerciante se pensará mucho contratar.

Y todo esto en un contexto de subida de la inflación, la factura de la luz y de las materias primas. Más gastos.