El consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas, Narvay Quintero, anunció ayer que el Gobierno regional analizará cómo disminuir progresivamente las ayudas a la importación para situar a los productores canarios en igualdad de condiciones.

En la pasada legislatura se realizaron ajustes para paliar las dificultades de la ganadería en Canarias, atendiendo la ficha financiera del POSEI y aumentando la ayuda a la importación a los cereales.

Quintero explicó que se deben ajustar los balances REA a las cantidades estrictamente necesarias para el suministro, y reducir los balances en la misma medida que aumenta la producción local. También se debe buscar el equilibrio de los niveles de ayuda, para que la importación de productos ganaderos ya procesados no obstaculice el desarrollo de la ganadería y la industria agroalimentaria.

Los productos procedentes de terceros países son importados sin arancel, mientras que los de la UE se han beneficiado de las ayudas establecidas en la PAC, que suponen más de 50.000 millones de euros, de los que España recibe 6.800 millones. Esto hace que la ganadería canaria se vea doblemente afectada por las importaciones.