El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, anunció ayer, en un encuentro con miembros de UGT, que el gobierno local podría decidir en la primera semana de agosto las zonas de gran afluencia turística de la ciudad.

Esta decisión de cara a la próxima temporada de cruceros, lleva implícita la autorización de abrir los comercios los domingos y festivos entre octubre y abril.

Los representantes sindicales reconocieron no ser muy optimistas con los argumentos del alcalde, pero mostraron su decisión de continuar defendiendo la postura de los trabajadores en su afán de conciliar vida laboral y familiar.

Desde UGT se tienen pocas esperanzas de que se solicite la no declaración de zona de gran afluencia turística para Mesa y López y Las Arenas.

Señalan también que lejos de crearse nuevos puestos de trabajo, esta libertad de horarios hace que «los mismos empleados cubran todos los días de la semana».