Los directivos de los talleres navales Hidramar, con base en el puerto de La Luz, creen que el futuro pasa por crear un centro operativo regional con sus instalaciones.

La compañía asegura que durante el primer semestre del año ha superado la facturación de todo 2014, cuando creció un 25%.

El crecimiento de actividad que vive el sector de las reparaciones navales, hará que la entidad potencie su presencia tanto en Las Palmas de Gran Canaria, como en Santa Cruz de Tenerife.

Hidramar utilizará la parcela de la antigua Nivaria, en el muelle Renia Sofía, de la que poseen su concesión para 15 años, para levantar un edificio de oficinas y utilizará una de las naves ya construidas para la producción de material industrial.

En total, cuenta con 9.837,42 metros cuadrados y una línea de atraque de 140 metros. La sociedad invertirá en esta construcción unos 2,2 millones de euros, y se espera que esté terminada el próximo año, aunque se mantienen a la espera de recibir el visto bueno de la Autoridad Portuaria.

En el puerto de Santa Cruz de Tenerife recibió 12.000 metros cuadrados donde construirá su segunda base en el Archipiélago con tres edificios, además de instalar una grúa con capacidad de levantar 100 toneladas.

Con estas dos nuevas infraestructuras, la empresa pretende ampliar sus clientes con las plataformas y buques relacionados con el sector offshore que trabajan en la extracción de petróleo en África Occidental, cuya actividad se espera que aumente considerablemente a lo largo de los próximos años.