Las Palmas es el segundo puerto más caro del país con un coste de 22.579 euros, mientras que Santa Cruz de Tenerife está entre los más baratos, con 11.783 euros.

El último estudio comparativo sobre los costes de las operaciones de carga y descarga del tráfico rodado en los puertos españoles, revela que la terminal de Barcelona es la más cara del Estado, con un coste promedio por escala de 23.211 euros.

En La Luz, el segundo más caro, el 29% de los costes son de la gestión de la estiba del buque; el 23% corresponden a la tasa de mercancía; con un 9% se sitúa el coste del suelo y los costes generales; un 7% procede de la tasa de ayuda a la navegación y la de buque, un 6% es el coste de maquinaría, etc.

La terminal más barata es la de Algeciras, con un coste promedio de 9.563 euros y a continuación, se sitúa la de Santa Cruz de Tenerife, con 11.783 euros. La diferencia de coste entre las dos terminales canarias es de casi un 50%.