Canarias tampoco tendrá que continuar pagando 33,7 millones de euros cada año para saldar la deuda acumulada en el periodo 1993-2007.

Según cálculos de la Administracion autonómica, tocaba ingresar este año alrededor de 160 millones de euros para compensar la extinción del ITE que, sumados a estos otros 33,7 millones, elevan el incremento de la disponibilidad de fondos por encima de los 190 millones. Será en 2017 cuando la Comunidad Autónoma tenga que liberar esas cantidades repartidas en doce mensualidades.

El acuerdo suspende pero no suprime la compensación al Estado. Lo hará el nuevo sistema de financiación autonómica que tendrá que negociar el Gobierno español que surja de las urnas en diciembre.

El acuerdo también recoge la obligación de que el dinero se destine a servicios fundamentales en materia de empleo y a un plan de inversiones estatégicas que contribuyan al desarrollo de Canarias.