La reunión del pasado miércoles entre el presidente canario, Fernando Clavijo, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tuvo como resultado el compromiso del Gobierno estatal de desvincular el REF de la financiación autonómica.

Canarias podrá así acceder en 2017 al fondo de competitividad, lo que supone en torno a 400 millones de euros más al año para sanidad, educación y servicios sociales.

La cantidad concreta que puede suponer para las Islas dependerá del montante global con el que el Estado dote al fondo en los Presupuestos de 2017, pero la media de lo que Canarias ha dejado de percibir desde 2009, cuando entró en vigor el actual modelo de financiación, está en 400 millones.

En la reunión, Montoro se comprometió además a mejorar la dotación de los convenios bilaterales entre las Islas y el Estado en materia de carreteras, infraestructuras turísticas, obras hidráulicas y empleo, que han sufrido notables recortes en los últimos cinco ejercicios.

Las cantidades concretas se irán cerrando con cada ministerio, para que se recojan ya en el proyecto de Presupuestos de 2017.