Pese al avance en la creación de empleo que se ha producido a lo largo de 2015, las previsiones apuntan a que las cosas no mejorarán al ritmo deseado ni en España ni en Canarias durante este año, cuando se espera que la tasa nacional de paro solo descienda hasta el 19,5% desde el 21,2% actual. Para 2017 se avanza una reducción de solo dos décimas adicionales, hasta el 19,3%.

El informe “Perspectivas sociales y del empleo en el mundo: tendencias en 2016”, elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ha ofrecido estos datos en el anexo dedicado a España.

El mismo documento advierte de que España tardaría al menos 10 años en volver a los niveles de paro anteriores a la crisis. Además, la OIT indica que la creación de empleo estará en el 0,9% en 2015 y luego se estancará en 2017. Al mismo tiempo, la tasa de población activa descenderá ligeramente hasta situarse en el 58%, mientras que la productividad aumentará un 1,7% en 2016 y el 2,2% en 2017.

El crecimiento económico en España es real y conduce a la reducción del desempleo, pero los parámetros actuales sobre temporalidad de los contratos, desempleo juvenil y pobreza son de los peores del mundo desarrollado.

Por estas razones, la recuperación social no vendrá a la vez que la económica. Son necesarias políticas específicas y bien centradas.