El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha dado vía libre al alquiler de viviendas particulares en las zonas turísticas de toda Canarias.

Para ello, se ha anulado en una sentencia las restricciones más importantes que imponía el decreto regulador de esta actividad aprobado en mayo de 2015 por el Gobierno de Canarias.

La Asociación Canaria del Alquiler vacacional (Ascav) lideró el rechazo a esa regulación que entendían que convertía en ilegal la actividad de los propietarios de viviendas, al prohibir expresamente el decreto el alquiler vacacional en las zonas turísticas.

La primera denuncia fue interpuesta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en mayo de 2016, al considerar que limitaban la competencia y favorecía a los operadores ya establecidos.

La sentencia del TSJC, de 21 de marzo de 2017, estima los recursos presentados por la CNMV y también por la Federación Española de Viviendas de Uso Turístico y Apartamentos (Fevitur), y anula, entre otros, la prohibición de la actividad en suelo turístico, porque «infringen» la libertad de empresa y la prestación de servicios. También entiende el TJSC «injustificada» la prohibición del alquiler de habitaciones por particulares.

La exclusión del alquiler vacacional en las zonas turísticas ahora anulada había dejado fuera de ordenación al 48% de las 120.000 camas que se ofertan con este régimen.