La recuperación económica del archipiélago canario ha disminuido los hogares que tienen a todos sus miembros en paro.

En el primer trimestre de 2013, el peor de la crisis, se contabilizaban en Canarias 119.300 hogares de este tipo, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del INE. En aquel momento, el 80% de los hogares tenían al menos un activo, por lo que dos de cada diez familias canarias no tenía ingresos al tener a todos sus miembros en el paro.

Cinco años después y tras cuatro ejercicios consecutivos de crecimiento económico, los hogares con todos sus miembros en paro se han reducido al 10%, solo una de cada diez familias.

Por provincias, Las Palmas tiene menos de 38.000 familias con todos sus miembros en paro; mientras que en Santa Cruz de Tenerife, son casi 49.000.