Según los datos del SEPE, uno de cada tres contratos veraniegos no superó el mes de duración y se suscribió en el sector servicios, un 23% más respecto al verano pasado.

El número de contratos en el sector servicios de menos de una semana de duración alcanzó los 812.327 durante este verano, representando el 21% de las contrataciones totales. Esta tasa se mantiene con respecto al año pasado.

España registró 3,7 millones de contratos laborales este verano, unos 10.000 más que hace un año. Dos terceras partes de ellos se suscribieron en el sector servicios.

Del total de contrataciones, el 91% fueron temporales.

El sector servicios contabilizó 2,7 millones de contrataciones (2,5 millones temporales y unos 200.000 indefinidos).

Le sigue de lejos la industria, con 389.296 contratos (357.886 temporales y 31.400 indefinidos); la agricultura, con 361.672 (343.184 temporales y 18.488 indefinidos); y la construcción, con 196.000 contrataciones (175.840 temporales y 20.170 indefinidos).

Los datos del Ministerio de Trabajo muestran que de los 14,8 millones de ocupados que había en el régimen general a finales de agosto, 9,1 millones tenían un empleo indefinido y 4,5 millones uno temporal.

El empleo indefinido ha aumentado en 348.000 personas respecto a agosto de 2018, mientras que el temporal lo hizo en algo más de 100.000 personas.