El sector financiero ha perdido 80.000 empleos entre 2008 y 2016, de los que 73.000 corresponden a los ocho primeros años y los 7.000 restantes al ejercicio 2016, según UGT.

El sindicato realiza esta estimación tras el informe del Tribunal de Cuentas en el que se valora en 60.718 millones de euros el coste del rescate bancario.

UGT señala que «esta enorme pérdida de empleo tiene su efecto directo en las cifras de desempleo, en un país con 10 puntos más que la media de la UE”.

A la destrucción de puestos de trabajo, la federación de Sector Financiero, Oficinas y Seguros del sindicato suma el cierre de más de 14.500 oficinas bancarias.