El gran momento del sector turístico en Canarias en lo que va de año y el incremento del consumo están consolidando el aumento de la recaudación de los impuestos propios de la Comunidad Autónoma a un ritmo del 15%. Los ingresos líquidos de los tres gravámenes ligados al Régimen Económico y Fiscal (REF) va por 827 millones de euros en seis meses.

Los ingresos acumulados entre enero y junio superan en 108 millones a los del mismo periodo de 2015.

El IGIC proporciona la principal fuente de ingresos a las arcas autonómicas, con una recaudación de 753,5 millones, 98,4 más que entre enero y junio del año pasado.

La previsión para el segundo semestre del año de superar los 14 millones turistas, puede acarrear unas cifras de recaudación que bien podrían superar las logradas antes de la crisis. Sin embargo, estos ingresos se están produciendo con un tipo general del 7% frente al 5% que había en esos años.

La recaudación por el impuesto de matriculaciones se ha duplicado. Entre enero y junio de este año los ingresos por este gravamen son de seis millones de euros, mientras que en el mismo periodo de 2015 alcanzaron los 3,9 millones.

El tercer tributo vinculado al REF, el AIEM, ha ingresado en estos seis meses 65,7 millones de euros, siete millones más que en el año anterior.

Los ingresos del IGIC comenzaron a desplomarse en 2008, provocando serios problemas de liquidez y tesorería a la Hacienda canaria en los años sucesivos. La recuperación a partir de 2010 fue lenta hasta que se inició el despegue de nuevo en 2013.

El Gobierno ha insistido en que hasta 2018 no habrá una reforma fiscal para evitar problemas de liquidez en los servicios públicos.