El auge de la construcción y la buena marcha del turismo explican el incremento del 6% del empleo extranjero en Canarias en el último año. Actualmente hay 81.935 cotizantes foráneos, casi 5.000 personas más que en 2015.

La crisis ha recortado en 13.400 personas los trabajadores extranjeros, siendo los extracomunitarios los más castigados por la destrucción de empleo.

De los 95.200 extranjeros que trabajaban en Canarias en 2008, casi el 60% procedían de fuera de la UE, empleados en su gran mayoría en la construcción. Los extracomunitarios sumaban casi 56.000 personas. Hoy suman 37.632, aunque en el último año han crecido un 3%.

Los comunitarios ascendían en 2008 a 39.377, mientras en 2015 eran 40.717. Esta cifra se ha incrementado casi un 9% en el último año, hasta ser hoy 44.303 los trabajadores europeos.