Las autoridades laborales impusieron sanciones por unos 65 millones de euros en 2016 en Canarias por infracciones en materia de prevención de riesgos, contrataciones y cotizaciones a la Seguridad Social.

El 16 de octubre comenzará a operar en el Archipiélago el plan especial de refuerzo de la inspección de trabajo, con la incorporación de 32 efectivos a la plantilla habitual que conforman 145 funcionarios.

Con este refuerzo se pretende acometer 1.400 actuaciones dirigidas a aflorar el empleo sumergido, que se sumarán a las 27.000 que se han llevado a cabo en el primer semestre de este año, de las cuales 8.000 han estado relacionadas con la prevención de riesgos laborales.

Las sanciones impuestas a la comunidad canaria supusieron unos cinco millones de euros, a los que se sumaron otros diez por infracciones a la Seguridad Social y 50 millones relacionados con liquidación.

En el primer semestre del año se han transformado 3.331 contratos por horas o a media jornada a jornada completa o a indefinidos. Además, otros 2.070 contratos han sido de alta.

En los últimos cinco años han sido 23.000 los contratos que se han mejorado a partir de estas inspecciones.