Reino Unido representa el principal y más fiel mercado de turistas hacia Canarias. Según los últimos datos, suponen casi la mitad del total de turistas que recibieron las Islas a lo largo del pasado mes de mayo: el 44% de los 916.100 visitantes extranjeros. El dato dobla el porcentaje de turistas que viaja anualmente al conjunto de España y representa el 20% del total de viajeros que llegan al país.

Sólo en Canarias, los británicos que pasaron sus vacaciones en 2015 superaron los cuatro millones. Estos números podrían verse muy perjudicados si en el referéndum del próximo jueves vence el NO a continuar en la Unión Europea.

El destino dejará de ser atractivo para potenciales residentes, inversores y también turistas que procedan del Reino Unido. Y es que la pérdida de poder adquisitivo por la devaluación de la libra con respecto al euro es uno de los impactos que tendría en Canarias el llamado brexit. Esta es la principal preocupación con que el turismo canario percibe el riesgo de que la economía de uno de sus mejores clientes pierda peso.

También se vería afectada la alta inversión española en Reino Unido, especialmente las del sector inmobiliario: el precio de las viviendas podría caer hasta el 20% en dos años.

En 2015, Canarias importó productos británicos por valor superior a los 120 millones de euros, y exportó sus propios productos a Reino Unido por 71 millones.