El índice Footfall revela que España fue el segundo país europeo donde más creció la afluencia a los centros comerciales entre abril y junio, con un avance del 1,1%.

Es uno de los únicos tres países con resultados positivos en el segundo trimestre del año en Europa, donde Alemania arrojó un descenso del 6,2% y Reino Unido del 2,2%.

Los datos mundiales muestran un decrecimiento del 1,3% en el segundo trimestre del año, como consecuencia de las continuas fluctuaciones en la recuperación de la economía china y la incertidumbre en el mercado europeo.

El descenso que se produjo en Europa fue inferior a la media mundial, del 0,7%, gracias a la mejor evolución de las economías de sus países. La reducción del desempleo y el aumento de los salarios tuvieron un efecto positivo en el gasto del consumidor. El estudio apunta a una desaceleración en Europa el año que viene debido al brexit.

En España, la situación de incertidumbre política puede estar detrás del menor crecimiento de la afluencia a los centros comerciales durante el segundo trimestre.

En mayo, el comercio minorista tuvo un repunte anual de sólo un 2,8%, frente a un aumento del 6,4% en abril, y en tasa intermensual, las ventas disminuyeron un 0,9%, la primera caída desde hace seis meses.