El IPC registró un crecimiento interanual del 2,3% en septiembre, una décima más que en agosto, debido al fuerte encarecimiento de la electricidad y, en menor medida, del gasóleo.

La inflación suma 25 meses consecutivos en positivo, los cinco últimos creciendo por encima del 2%.

En la evolución de los precios de septiembre ha influido la subida del 5,3% de los precios de la vivienda, debido al encarecimiento de la electricidad.

También contribuyó el aumento del 1,9% de los precios de los hoteles, cafés y restaurantes.

Por su parte, los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas bajaron tres décimas, hasta el 1,7%.

Los precios del transporte subieron un 5%, dos décimas por debajo del mes pasado.

En cuanto a la evolución mensual, el IPC avanzó un 0,2%, impulsado por el coste de la ropa y calzado, de la electricidad y gasóleo, y de los carburantes y vehículos.

La tasa anual del IPC aumentó en nueve comunidades.