Las empresas radicadas en Canarias que operan fuera de España apenas suponen un 2% del total, uno de los porcentajes más bajos del país, según un informe.

El 89% de las empresas españolas opera únicamente en el mercado doméstico.