La Comisión Europea estudia sancionar a las comunidades que mantengan el impuesto de grandes superficies, lo que supondría graves dificultades financieras para el pequeño comercio.

Canarias sostiene que este impuesto nunca llegó a aplicarse en las islas y ha manifestado su intención de eliminarlo para los próximos presupuestos.