La decisión de la Unión Europea de no multar a España y ampliar a dos años el margen para rebajar el déficit estatal por debajo del 3%, permitiría, a priori, a las autonomías elaborar unos presupuestos más expansivos para 2017.

Sin embargo, Canarias, pese a haber sido de las pocas que cumplió, no sabrá cuánto dinero más podrá gastar el próximo año mientras no haya un nuevo Gobierno. La ley establece que sea el Ejecutivo central el que convoque el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) para pactar el reparto del nuevo margen y fijar el techo de gasto para el año que viene.

Solo cuando se conozca el porcentaje de ampliación del déficit que le corresponda a las autonomías y una vez que se haya fijado el techo de gasto, el Gobierno canario podrá calcular sus recursos para los presupuestos de 2017.

Hasta entonces, se trabaja sobre los objetivos del 0,1% de déficit y un techo de gasto del 1,8%, que son los límites pactados inicialmente para 2016.

Si el bloqueo político continúa hasta principios de septiembre, no habrá margen para elaborar las cuentas del año que viene. En ese caso, Canarias tendría que prorrogar los presupuestos de 2016 durante unos meses.