Ser feliz es tener madurez para decir: «Me equivoqué». Es tener la osadía para decir: «Perdóname». No es apenas conmemorar el éxito, «sino aprender lecciones en los fracasos».

Estas y otras muchas más las escuché de un sacerdote hace unos días en Córdoba, en una fantástica misa. Son, no podían ser de otra persona, del papa Francisco. Todas eran fantásticas, pero estas tres me impactaron.

Y las razones son las siguientes:

Llevo desde el año 2011, haciendo comentarios en la prensa local sobre las actuaciones y decisiones de nuestros políticos, mayormente mis comentarios, no han sido negativos, más yo diría muy negativos en un 80/90%, y además no siempre me he referido a los políticos de Canarias, pues también he dedicado algunos a los del Gobierno de lo que yo entiendo, era España.

Entre los muchos comentarios referidos a los políticos Canarios, figura el que los acusaba del «desaguisado del año 1991», aprobando una reforma fiscal que derogó todo lo logrado hasta entonces para Canarias, y que vulneró todos los principios de nuestro Régimen Económico y Fiscal.

Hemos soportado, año tras año, un REF que ni era el REF que precisábamos los Canarios, ni era el REF de todos los canarios; crearon Vds. cuatro clases de canarios, los de Primera Especial, que pagaban un 4%, los Especiales que se beneficiaban de la RIC, los menos especiales que tenían una bonificación del 50% en la cuota del Impuesto de Sociedades (y otras muchas cosas), y a los últimos, a la gran mayoría, al conjunto de la sociedad canaria, donde radica la soberanía de la que emanan los poderes y lo más importante, de la que emanan los dineros, para que nos proporcionen, no sólo los servicios que precisamos, sanidad, educación, obras sociales, etc., sino como es lógico, atender sus necesidades económicas, las de Vds. estimados Sres.; estos dineros proceden de grandísimos esfuerzos de muchos de estos contribuyentes, a los que les vendría muy bien no pagar, para finalizar algo mejor el mes.

No me estoy refiriendo, ni me he referido en mis artículos, a los políticos que dicen nos han gobernado (yo diría muy mal gobernados) no, me refiero a la totalidad de políticos: los que redactaron nuestros Estatuto, Ley Orgánica 10/1982 del 10 de agosto, donde tímidamente mencionaron en el artículo 46 algo sobre nuestro acervo histórico, y digo tímidamente, pues ni siquiera, pusieron al completo el Refe de 1972, en el que se mencionaba la existencia de una fiscalidad diferenciada, que como es lógico se refería a la directa, pues teníamos franquicias en la indirecta, también, y creo que no me equivoco, se mencionaba la obligación del Gobierno Central de concedernos financiación en la misma proporción que lo que hacían en el resto de las regiones.

En definitiva, ya desde 1982, cuando tenían que haberse negociado la totalidad de nuestros Fueros, cuyos objetivos, no fueron otros que en lo posible tuviésemos la Igualdad de oportunidades.

También se recogía, en dicha Ley de 1972, que, de unirse España a algún organismo supranacional (me supongo se refería a la Unión Europea), se tendría en cuenta el respeto a nuestras especificidades.

En fin Sres., Vds. no se han preocupado de que aquellas herramientas (permítanme que las califique de esa forma) creadas para todos por aquellos dos grandes personajes, los dos don Fernando, conscientes ya en 1500 de que nuestra situación Geográfica, requería o precisaba de ellas, para que en la medida de lo posible todos nosotros (todos), tengamos la igualdad de oportunidades que tienen el resto de nuestros conciudadanos peninsulares, y para que no tengamos (además de atender los gastos que estamos atendiendo), también que atender el gasto de un lobby, para que consiga lo que en justicia nos corresponde.

Sr. Clavijo: estamos con Vd. en que «reclamar un trato justo» es ser «más Canarias», pero recuerde Canarias somos todos, incluso claro está a todos los que Vds. intentan convencer de la bondad de nuestra fantástica fiscalidad que no tiene otro objetivo que el de paliarle en su totalidad el gran costo que conlleva nuestra fantástica, pero también lejana situación geográfica, condiciones que permanecerán para siempre, y que solamente cambiarán, si cambia nuestra situación geográfica; no tenga en cuenta esa sentencia equivocada que da un carácter finalista a esa situación geográfica.

Quiero terminar con un ruego: creo haber leído, no sé en qué periódico, que la Cámara va a investigar los desafueros de Juan Rejón y Alonso Fernandez de Lugo (por cierto se dejan atrás a don Pedro de Vera). No Sres., no imiten a Rodríguez Zapatero con la memoria histórica, olvidemos si algo malo hubo, y si como veo tienen tiempo, amplíen en lo posible lo muy bueno que nos ha dado a conocer Normando Moreno; no lo pongan en un museo o biblioteca, no, háganlo efectivo, pues así lograrán Vds. el bienestar, al que Vds. mismos por su vocación de servicio están obligados a proporcionarnos y justificar a la sociedad que son merecedores del bienestar que sí están Vds. disfrutando.

Sres., si Vds. todos de muestran de una manera fehaciente que todo lo que yo he escrito de todos Vds., que se resume en la afirmación de que han sido nefastos y Vds. demuestran que todo es una calumnia, yo, como quiero ser feliz, admitiré públicamente que me he equivocado.

Públicamente pediré «perdón», si algún daño he ocasionado; «lo repararé», y aprenderé lecciones de este fracaso.

Pero si la callada es la respuesta, vendrán obligados todos Vds. a concedernos lo que en Justicia nos corresponde que no es otra cosa que «igualdad de trato a todos los canarios».

Canarias tiene que tener garantizada la misma igualdad de oportunidades de la que disfruta la España peninsular.

Mi recomendación final, a todos los políticos que desde el año 1982, 10 de agosto, hasta el día de hoy, nos han venido gobernando, no nos digan que se han equivocado, ya, nosotros todos, sabemos que si se han equivocado, hemos sufrido y soportado, la mayoría sus consecuencias, no, solamente queremos que aprendan de los errores, que nos devuelvan la totalidad de nuestros fueros, los Pactos de Artemi Semidán don Fernando de Guanarteme) con el rey católico don Fernando, pues ello, estimados conciudadanos, nos deparará el ansiado bienestar, nos deparará el necesario poder adquisitivo, para que todos lleguen a fin de mes, les deparará a muchos, el no tener necesidad de acudir a Cáritas u otras ONG, para poder subsistir, como merecen todos nuestros conciudadanos, habrá mayor consumo, más trabajo para los industriales, comercios, comerciantes, transportistas, portuarios, etc. es decir, con la baja fiscalidad logramos casi paliar el gran costo de la lejanía. Con la libertad total de exportación e importación, libre ya de toda la innecesaria burocracia actual, recuperaremos casi nuestro perdido comercio exterior. Con las franquicias arancelarias y al consumo, el precio de nuestra Cesta de la Compra, será casi igual al del resto del territorio nacional.

Y la pregunta definitiva a todos Vds.: ¿Qué es mejor?

1)Dejar de momento la investigación de los «desafueros» de Juan Rejón, Alonso Fernández de Lugo, Pedro de Vera, etc.

2) O enmendar los «desafueros» cometidos por todos Vds. desde el año 1982, y aprendiendo de los «errores» y lograr «ser feliz» toda la sociedad, pues Vds. han aprendido de los errores, y el resto pues viviremos como consecuencia de ello en el bienestar que deseábamos.

Un saludo afectuoso y Felicidades a todos por el pasado Día de Canarias.

Termino con palabras, que no son iguales, pero tienen el mismo sentido que las de Don Juan Bravo Murillo.

Recuperemos Los Derechos Históricos Fiscales Canarios (Normando Moreno), y todos estos inconvenientes desaparecerán, sueltas las trabas que embarazan ahora la acción mercantil, los capitales que están demostrando tímidas respuestas a los incentivos fiscales, vendrán, no habrá que convencerlos, se crearan establecimientos , se fomentará el trabajo, etc. etc. y todo ello porque nuestros derechos son para nunca jamás (seguridad Jurídica absoluta), y para todos los canarios y extranjeros.

Antonio Rodríguez Suárez