El pleno del Parlamento de Canarias rechazó una moción del PP para reformar la política tributaria en el Archipiélago y reducir la presión fiscal.

Esa reforma establecía rebajas selectivas de impuestos para liberar renta disponible de los contribuyentes y favorecer la dinamización de la economía. También pretendía establecer una deducción por familia numerosa de 250 y de 450 euros.

El Pleno aseguró que la propuesta del PP suponía 600 millones menos de euros para los canarios y afirmó que el Gobierno no creará impuestos a lo largo de la legislatura y que en 2018 habrá una reforma fiscal.