La destrucción de empresas por la pandemia continúa y ya ha superado en este año recién concluido al número de nogicios obligados a cerrar durante la crisis financiera.

Unas 10.000 sociedades canarias han cerrado por el coronavirus, tras la última actualización del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Canarias acabó el año con 58.105 negocios activos con asalariados en plantilla, perdiendo 3.497 desde el inicio del estado de alarma. Solo en 2008, el primer año de la crisis financiera, se destruyó más tejido productivo.

Pero en esas casi 3.500 empresas desaparecidas no cuentan las que no tienen asalariados, en su mayoría micropymes. Patronal y sindicatos calculan que en total son más de 10.000 las empresas cerradas.