El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife exige al Gobierno de Canarias la declaración de emergencia para las pymes de la ciudad.

Los continuos cambios de nivel de alerta someten a las empresas de sectores como la hostelería o el comercio a un estrés que no pueden aguantar. Muchos negocios prefieren seguir cerrados a soportar aperturas y cierres continuos que les obliga a incurrir en más gastos.

Los empresarios demandan ayudas directas, una petición a la que se suma ahora el ayuntamiento. Además, el consistorio propone, entre otras medidas, reuniones sectoriales para entender la situación en cada uno de los sectores productivos y conocer sus demandas.