El Gobierno autonómico vuelve a sacrificar la inversión pública en favor de los servicios públicos esenciales que en los últimos años se han llevado el grueso de los presupuestos. En 2016 las cuentas crecerán un 5,3% hasta los 7.071 millones.

La inversión en Canarias el año que viene será de algo más de 285 millones, 10 más que en 2015.

La consejera de Hacienda, Rosa Dávila, explicó que «el Gobierno ha decidido centrar la atención en las personas», a pesar de que la inversión es fundamental para muchos en la reactivación de la economía.

El gasto social se lleva el 79,3% del presupuesto y la inversión, solo un 7,07%.

El proyecto de inversión que experimenta mayor crecimiento es el de la Consejería de Obras Públicas y Transportes, por el aumento en la aportación del Estado al Convenio de Carreteras.

La dotación para el Instituto Canario de la Vivienda pasa de 27,3 millones a 34,6.