La filial marítima de Rolls-Royce comenzará su primer trabajo en el Puerto de La Luz la próxima semana revisando las hélices de un perforador petrolero, ocho meses después de la firma del contrato con Astilleros Canarios (Astican) para instalarse en el Puerto.

La revisión y reparación se llevará a cabo en las instalaciones de Reparaciones Navales Tenteniguada (RNT) ya que la nave de la multinacional en la parcela de Astican se espera que esté inaugurada en octubre.

Entre los técnicos, estarán profesionales ya contratados por Rolls-Royce Marine Services, ingenieros de RNT y empleados de Astican. Se espera que la embarcación permanezca como mínimo dos meses en el Puerto.

En palabras del gerente de los tallares donde se desarrollarán los trabajos, Rafael García, este proyecto es importante para el sector de las reparaciones navales del recinto portuario para que en el futuro se amplíen las peticiones de trabajo en los talleres de la Isla.

Este es el primer proyecto que Rolls-Royce, reconocida a nivel mundial por sus coches de lujo, realiza en la capital grancanaria. Durante los próximos meses, después de que se inaugure la nueva base de la compañía, se espera la llegada de nuevas plataformas. La multinacional prevé que cada año se repararán en la nave construida en la parcela de Astican hasta 70 propulsores.

Gracias al nuevo edificio se estima que se creen entre 70 y 80 puestos de trabajos directos, cubiertos en su mayoría por empleados locales que serán formados. Además se generarán otros 250 empleos de manera indirecta.