Rolls Royce ha decidido ampliar su negocio en el puerto de La Luz. La multinacional británica, que comenzará a operar en octubre junto a Astican, reparará en Las Palmas las grandes hélices de las plataformas y todos los equipos de su división marina.

Directivos de la empresa visitaron la capital grancanaria para analizar los requisitos a cumplir respecto a la inversión y el empleo. La intención de la multinacional es instalarse en la Zona Especial Canaria (ZEC) de baja tributación para lo que tiene previsto crear una filial en Canarias.

La marca está buscando unos diez ingenieros mecánicos locales a los que formará para atender sus equipos.

Rolls Royce se ha visto atraído por las ventajas fiscales de la ZEC, la estratégica ubicación de Las Palmas y el buen hacer de los talleres de reparaciones navales de La Luz. Ahora, además de reparar sólo los propulsores marinos insertados en las plataformas petrolíferas, como estaba previsto, acometerá también el mantenimiento de todos los equipos de su división marina.

La apuesta de Rolls Royce supone un nuevo salto para el puerto de Las Palmas, que sigue posicionándose en el negocio de las reparaciones navales en el Atlántico Medio.