El presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, se reunirá este viernes con representantes de MSC para conocer los planes de la naviera en la terminal de Opcsa.

Tras firmar un acuerdo con los estibadores hace un año para reforzar su actividad en La Luz, el tráfico de trasbordo no ha dejado de caer.

El incumplimiento está pasando factura a todo el puerto. La caída de actividad desde los 550.000 teus de 2014 hasta los 500.000 de 2015, sumado a la previsión de cerrar este año por debajo de los 400.000 (tras la firma se habló de cerrar el ejercicio con 900.000), ha provocado un fuerte descenso del turno de los estibadores y encarecido su coste, lastrando la competitividad de La Luz, que actualmente ofrece precios fuera de mercado.

Esto obligará a La Luz a realizar un ERE sobre su plantilla si MSC no es convincente en su plan para aumentar la actividad.

Es probable que la naviera haga algún tipo de petición encaminada a reducir sus costes o mejorar las condiciones de su concesión. Sin embargo, «la Autoridad Portuaria ha hecho un esfuerzo singular y la actividad no ha aumentado. Ya poco más podemos hacer», indicó Ibarra.