El astillero de la compañía Repnaval estrenó el pasado miércoles en el Puerto de La Luz un nuevo carro de varada que permite alojar barcos de hasta 120 metros de eslora, 20 de manga y 5.500 kilos de peso, 2.300 kilos más de los que pueden soportar sus instalaciones actuales.

La estructura está destinada a los barcos de apoyo de las plataformas petrolíferas y ha supuesto una inversión de unos cinco millones de euros. Se estima que podrá atender la demanda del 80% de los buques que navegan por el archipiélago.

La empresa espera hacer frente a la alta demanda de buques que durante los próximos años se espera que aumenten su presencia en el puerto capitalino gracias a los yacimientos de petróleo que se explotan en la zona del golfo de Guinea.

Los trabajos de mantenimiento y reparaciones de los primeros buques de tamaño medio comenzarán de inmediato.

Estos astilleros continúan atendiendo, en los otros cuatro carros de varada de que disponen, buques con dimensiones máximas de 123 metros de eslora y 21 metros de manga. También dispone de un muelle de 120 metros de largo, con un calado máximo de siete metros, que les permite ofrecer servicios de reparación a flote.

Repnaval, cuya principal actividad es la construcción de buques en los astilleros de Bilbao, lleva más de cuatro décadas en el puerto capitalino, y cuenta en la capital grancanaria con empresas de mecánica y talleres eléctricos.