El Ejecutivo canario ha reducido a una única tasa la inscripción en el Registro de Producción Ecológica de Canarias (ROPE), simplificando la burocracia y aligerando la carga económica de los productores canarios, que solo tendrán que abonar el canon más alto de los tres impuestos que estaban pagando hasta ahora.

El objetivo de esta medida, que ha entrado en vigor desde comienzos de este ejercicio, es fomentar la producción ecológica en el Archipiélago a través de la reducción de los costes que genera la actividad.

La evolución de la agricultura ecológica en el Archipiélago ha sido positiva. En seis años, la superficie dedicada a este tipo de cultivo se ha duplicado pasando de 3.078,9 hectáreas en 2010 a 6.436,7 el pasado año.

El número de operadores también ha crecido. En el año 2010 había inscritos 918 agentes, el pasado año fueron 1.342.

La cuantía de las tasas del ROPE varía en función de la ocupación y de las hectáreas cultivadas.

Otra de las ventajas de esta iniciativa es la simplificación de los trámites administrativos para la gestión del ROPE.