El Archipiélago canario contaba al inicio de la década con un plan para poner al día los espacios públicos de las áreas turísticas. La crisis económica y la necesidad de cumplir con los objetivos de equilibrio fiscal impuestos por Bruselas, pusieron punto final a ese plan que contó con 122 millones de euros.

Ahora, tanto desde el Gobierno Central como desde Canarias, consideran que debe recuperarse dicho plan.

La consejera de Turismo del Ejecutivo canario expuso que «Canarias aporta un 11% al PIB turístico español y esa contribución debe ser correspondida», a lo que la Secretaria de Estado de Turismo respondió afirmativamente.

Este acuerdo es total, pero falta fijar las cantidades que recibirán las Islas. La disponibilidad presupuestaria determinará los fondos de que podrá disponer la comunidad autónoma para dedicarlos al embellecimiento de las zonas turísticas.