La recaudación del IGIC en 2015 llegó a los 1.402 millones de euros, cifra que se alcanza por primera vez en la historia de este impuesto. En total son 164,4 millones de euros más que en 2014, un 13,2% de incremento.

Estos ingresos superan con creces los primeros cálculos de Hacienda.

Esta cantidad récord evidencia la recuperación de la economía gracias al turismo, además del comercio y el consumo. También está condicionada por el paso desde 2012 del tipo general del IGIC del 5 al 7%, lo que supone una media de ingresos de entre 150 y 200 millones de euros más al año.

La crisis económica a partir de 2008 puso en apuros a las arcas autonómicas. La caída del consumo, la crisis turística, la pérdida de fondos del sistema de financiación autonómica y los recortes del Gobierno central desde principios de 2012 llevaron al Gobierno canario a aprobar una subida generalizada de la presión fiscal en el segundo semestre de 2012.

Las organizaciones empresariales han exigido reducir el tipo general del IGIC hasta el 5% anterior, a lo que el Ejecutivo no esta dispuesto, de momento.

La intención del Ejecutivo regional es acometer una reforma fiscal que va más allá de la reducción de los tipos del IGIC, aunque aún está sin concretar.