Mariano Rajoy reconoció ayer que su Gobierno ha «dedicado algo menos» a las carreteras canarias y a otras partidas no prioritarias por la urgencia de reducir el déficit y controlar el gasto durante la crisis, pero negó que ello conllevase un «maltrato» a las Islas.

El jefe del Ejecutivo estatal recordó que en el Archipiélago no hay una red estatal de carreteras, sino que son competencia de la Comunidad Autónoma, pese a lo cual el Estado ha invertido en los últimos años 2.400 millones de euros. «Yo estoy a favor de que el Estado contribuya, pero nuestra prioridad ha sido garantizar las pensiones y la prestación de desempleo», expuso.

También aseguró que el recorte de los últimos cuatro años, en los que en lugar de los 207 millones pactados para el convenio de carreteras, se han destinado 68 millones en 2012 y 54 en los años siguientes, supone un reducción menor que la que se ha llevado a cabo en el resto del territorio nacional.

Rajoy hizo mención a algunas actuaciones del Gobierno nacional beneficiosas, a su juicio, para las Islas, como la renovación de los incentivos fiscales del Régimen Económico y Fiscal o las ayudas al transporte de mercancías.