La emigración laboral se ha intensificado durante los años de la crisis, motivando una pérdida económica superior a los 3.600 millones de euros.

Más de 1.200 canarios abandonaron las Islas rumbo al extranjero en 2015. La internacionalización de la economía del Archipiélago se presenta como el factor clave para frenar este fenómeno, según el consejero de Economía del Gobierno canario, Pedro Ortega.

La diversificación económica a través de la I+D+i, la posibilidad de atraer inversiones a las Islas y de convertir Canarias en una plataforma de servicios son algunos de los objetivos de la estrategia desarrollada por la empresa pública Proexca y que pretende alcanzar, a medio y largo plazo, una mejor cualificación del empleo y una intensificación del consumo interno.

Desde el PP se acogieron con escepticismo las explicaciones del consejero y se recordó que casi un 50% de los jóvenes opina que hay mejores oportunidades en el exterior y que solo dos de cada diez están emancipados.