Termina la temporada de cruceros y, con ella, la vigencia de la zona de gran afluencia turística de las zonas Puerto, Triana, Mesa y López y los centros comerciales de El Muelle y Las Arenas. Sus comercios permanecerán cerrados en los días festivos.

La continuidad de estos horarios depende de la decisión que tome el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, en función de la ronda de contactos con todos los sectores implicados.

El concejal Pedro Quevedo ha manifestado en varias ocasiones su intención de restringir el permiso de apertura dominical a El Muelle y las zonas Puerto y Triana, decisión compartida por la Federación Empresarial de Comercio de Las Palmas (Fedeco). Su presidente, Eugenio Sánchez, considera que la aplicación de la zona de gran afluencia turística no redunda en mejores cifras de negocio para las grandes superficies.

Desde el lado de la Asociación Canaria de Medianas y Grandes Empresas de Distribución (Asodiscan), no se tiene la misma impresión, y se defiende que la oferta comercial en festivos «es un elemento de riqueza como destino turístico».