El Consejo de Ministros elevó la previsión de crecimiento para este año del 2,7% al 2,9%. También mejora el pronóstico del desempleo y la tasa de paro, reduciéndose una décima, hasta el 18,6%.

No obstante, el crecimiento esperado para 2017 se revisa a la baja, del 2,4% al 2,3%, con un tasa de paro del 16,6%. La incertidumbre de la economía mundial, como el impacto del brexit, hace que el Gobierno opte por una visión conservadora para el próximo año.

Este nuevo cuadro macroeconómico es la base sobre la que se elaborará el techo de gasto de los Presupuestos de 2017.

El Gobierno espera que el consumo privado mejore ligeramente en 2016 respecto a las previsiones de abril, con un avance del 3,1%. El pronóstico para 2017 se mantiene en el 2,6%.

El empleo crecerá en 899.000 personas hasta 2017, rozando los 19 millones de ocupados. El paro se reducirá en más de un millón de personas, quedando en 3,7 millones de parados el próximo año, hasta el nivel más bajo desde el año 2008.