El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, presentó ayer las líneas generales del presupuesto de 2021, que roza los 450 millones de euros.

Las cuentas prevén unos ingresos de 449,4 millones y unos gastos de 445,9 millones.

La políticas sociales, la movilidad, el medio ambiente o la modernización tecnológica son las áreas más beneficiadas.

Los ingresos han dejado de crecer por primera vez en seis años, recortándose en 38 millones respecto a 2019.

Hidalgo aseguró que la buena situación financiera del Ayuntamiento permite emplear los 330 millones de remanentes que tiene en los bancos si fuera necesario, ya que este año se puede sobrepasar el techo de gasto.

La ciudad contará con 57 millones para inversiones, que podría ampliarse en 70 más. El gasto social ascenderá a 84 millones. Educación, Vivienda e Igualdad crecen.