Los ingresos de la industria turística en Gran Canaria ascendieron a 1.193 millones de euros el año pasado, un 15,48% más que en 2015.

Playa del Inglés, en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, es la zona con mayor facturación de la isla, con 395 millones de euros, seguida de Meloneras y Amadores.

El Inglés concentra el 45,38% de las camas de Gran Canaria, y su facturación creció un 25,17% respecto a 2015.

En Meloneras, sus 10.788 plazas hoteleras mantuvieron un nivel de ocupación durante el año del 91,17%, facturando 275 millones de euros.

La tercera posición es para Amadores, en la costa de Mogán, con 70 millones de euros al año y 8.963 plazas alojativas.

En el lado opuesto, la zona que menos recaudó en la Isla por la llegada de visitantes durante el año pasado fue Tauro, con 14 millones de euros. La caída de los ingresos respecto al año anterior fue del 6,39%.

En San Bartolomé de Tirajana, las zonas de El Veril y Las Burras fueron los núcleos con menor volumen de negocio del municipio.

En la mitad de la tabla se sitúan los núcleos turísticos de la capital. La playa de Las Canteras generó casi 50 millones de euros.

El total de plazas turísticas que ofrece la Isla por municipios se reparte entre el 66,69% de San Bartolomé, el 26,10% de Mogán y el 4,72% de Las Palmas de Gran Canaria. El resto de la capacidad alojativa de la Isla, un 2,49%, se distribuye en las zonas Norte, Centro y Sureste.

Respecto a los precios por habitación, la zona de Meloneras, integrada solo por hoteles de cuatro y cinco estrellas, registra una tarifa diaria de 157,63 euros. La urbanización de Sonnenland ofrece las tarifas más bajas del mercado, con 45 euros.