La Estrategia Operativa de Internacionalización de la Economía Canaria, elaborada por Price Waterhouse Coopers (PwC) para el Gobierno autonómico, plantea un escenario “ambicioso” para crear entre 3.000 y 4.000 empleos al año. Para alcanzar ese objetivo, hay que multiplicar por diez el número de empresas y duplicar su tamaño medio.

El director del proyecto resalta que más allá de crear 40.000 empleos en diez años, se trata de preservar “decenas de miles de empleos” en ese decenio, para lo que resulta necesario “multiplicar por varios enteros” los resultados actuales.

Multiplicar por diez el número de empresas y duplicar su tamaño medio garantizaría generar 3.000 o 4.000 oportunidades laborales en un solo ejercicio.

El objetivo es arriesgado, pero responde al espíritu de la estrategia para convertir al Archipiélago en un hub internacional.

El documento destaca, además, la importancia de generar empleo de alta cualificación, lo que permitiría a las Islas dejar de estar a la cola en nivel salarial y de pensiones.

El actual Ejecutivo canario ha señalado la internacionalización de la economía, bien mediante la atracción de capital extranjero, o bien propiciando la exportación por parte de las empresas isleñas, como una de las claves para los próximos años.