El Gobierno de Canarias ha mostrado su preocupación ante la negativa de diez comunidades autónomas a la cesión temporal al servicio de empleo estatal de las competencias para gestionar el plan Prepara, que incluye, entre otras medidas, la ayuda de 400 euros a los parados de larga duración.

Tras un encuentro preparatorio entre los directores de los servicios regionales de empleo, se ha comprobado que prorrogar el sistema hasta abril de 2018 no será sencillo.

El director del Servicio Canario de Empleo (SCE) advirtió de que unas 1.500 familias canarias podrían quedarse sin ningún ingreso.

El plan Prepara se prorrogaba automáticamente cada seis meses siempre que la tasa de paro española no bajara del 20% y del 18%. Al situarse ahora por debajo de esa cifra, el programa ha perdido vigencia desde mediados de agosto. Además, el Tribunal Constitucional afirma que las competencias en este tipo de ayudas corresponden a las comunidades autónomas.

Ante esta situación, el Ministerio había planteado una cesión extraordinaria de las atribuciones de las autonomías al Estado, algo que Canarias veía con buenos ojos.

Sin embargo, una decena de comunidades ha dado su visto bueno a hacer compatible la ayuda del Prepara con otras que otorgan las autonomías, lo que conllevaría meses de preparación. El director del SCE cree que las Islas no se pueden permitir ese tiempo.

Además, Canarias mantiene su reivindicación de que el Prepara siga vigente para las regiones que no hayan recortado su paro por debajo del 18%.