Los estibadores pararon ayer el puerto de La Luz durante la primera jornada de huelga ininterrumpida durante 48 horas. Apenas 40 de los 400 trabajadores en plantilla cumplieron ayer los turnos asignados a los servicios mínimos.

Los estibadores siguieron al 100% la huelga sin incidentes.

Navieras y terminales reorganizaron con tiempo las rutas y los horarios para evitar la huelga, de forma que no hubo entrada de barcos ni entrega de mercancía a los transportistas.

El parón de ayer y hoy anticipa un colapso en el puerto este fin de semana, cuando llegarán todos los barcos.

En el resto de los puertos españoles el seguimiento de la huelga fue del 95,7%. Al igual que en Las Palmas, las empresas reorganizaron el trabajo para evitar retrasos que conllevasen sobrecostes.