El Black Friday se consolida en las islas como el inicio de la campaña de Navidad, y tanto las pymes como los grandes establecimientos esperan que permita superar los resultados negativos del verano, tras el descenso de las ventas en julio, agosto y, sobre todo, en septiembre.

Desde la Asociación Canaria de Medianas y Grandes Empresas de Distribución (Asodiscan) se explica que los establecimientos que han adelantado la cita han constatado un importante aumento de la afluencia de público. Su previsión es que las ventas en el comercio minorista canario crezcan respecto al año pasado, aunque difícilmente se podrá mantener el aumento de dos dígitos que se registró el año pasado.

Una gran mayoría de tiendas mantendrá las promociones durante todo el fin de semana, incluido el domingo, en el caso de las zonas de gran afluencia turística del archipiélago.

La Asociación de Empresarios Zona Triana confía también en que estos días se confirme la recuperación del consumo observado en las últimas semanas.

Está previsto que los españoles que compren durante el Black Friday gasten una media superior a los 200 euros, según varios estudios, lo que supondría un aumento por encima del 10% respecto al pasado año.