Canarias nunca había tenido tantas empresas exportadoras. El Archipiélago ha llegado a su máximo tanto en el número de pymes que venden puntualmente al exterior como en el de entidades que exportan todos los años.

Sin embargo, el beneficio de las exportaciones canarias es de los que menos ha crecido desde la crisis.

Las islas se especializan cada vez más en la exportación de servicios. Servicios de informática, de desarrollo de software o de consultoría sustituyen a los productos agrícolas, que van perdiendo peso progresivamente.

En los ocho primeros meses del año un total de 5.277 empresas canarias, en su gran mayoría pymes, vendieron productos fuera del Archipiélago. Es la cifra más alta a estas alturas de ejercicio, que se cerrará con más de 7.000 negocios exportadores por primera vez en la historia.

El récord de empresas exportadoras se da también en las llamadas exportadoras regulares. Para que una empresa sea considerada exportadora regular debe haber vendido al exterior al menos los últimos cuatro años consecutivos. En Canarias ya son 987, más que en todo el año anterior.

Las empresas del Archipiélago han exportado este año, sobre todo en el resto de Europa, por un total de 1.741 millones de euros. Es la segunda vez en toda la historia que Canarias supera la barrera de los 1.700 millones de euros en agosto. Solo se había conseguido en 2013, cuando los ingresos llegaron a 1.798 millones.

Sin embargo, el Archipiélago está muy lejos del crecimiento que han experimentado las exportaciones en el conjunto del país, y es la segunda región con menor crecimiento.