El secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, anunció ayer un nuevo plan de orientación laboral que beneficiará para 1,26 millones de parados de larga duración de entre 30 y 55 años, que se desarrollará durante dos años a partir de mediados de 2016.

Para financiar el plan está prevista una dotación de 129 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado para 2016, que pasarán a duplicarse en 2017, volviendo a los 129 millones en 2018.

El dinero provendrá de transferencias del Estado a las comunidades autónomas para orientar a los parados de larga duración de manera individualizada, haciendo un seguimiento de su inserción laboral.

Junto a esta partida, el presupuesto de Empleo incluye 415 millones de euros, un 65% más, para medidas de orientación para el empleo, otros 50 millones para actualizar los beneficiarios del programa de activación para el empleo, y hasta 2.203 millones para financiar el nuevo sistema de formación profesional para el empleo.

Las bonificaciones a la contratación se llevarán un 9% más de fondos, hasta un total de 1.635 millones. En total, todas las Políticas Activas de Empleo recibirán el año que viene 5.242 millones de euros, un 10% más que el año pasado.

El Estado aportará 2.723 millones, más los 1.900 que se espera recaudar por cuotas de formación y los 483 que aportará el Fondo Social Europeo. Las comunidades recibirán el 73% del total de estas cuantías.