Las ventas del comercio minorista de las islas bajaron en agosto un 1,1% respecto al mismo mes del año pasado, sumándose al descenso del 1,3% de julio. Es el primer dato negativo que se registra en las islas en periodo de rebajas desde 2012.

Hay cierta sorpresa por estas cifras, ya que han sido unas rebajas atípicas donde no se esperaban estos resultados. Además de las ventas en los comercios, también ha bajado el consumo en los negocios de restauración.

Entre los factores que pueden explicar esta situación se encuentra la liberalización de las rebajas, que permite a las grandes cadenas mantener campañas de descuento todo el año. Este modelo ya ha sido reiteradamente criticado por la Confederación Española del Comercio (CEC), que ha pedido al Gobierno que se apliquen medidas para ayudar al sector frente a «los desequilibrios competitivos».

Las ventas del pequeño comercio en agosto cayeron el 0,4% en toda España con respecto al mismo mes de 2017. Canarias fue la segunda comunidad donde más cayeron.