Nueva Canarias urge en una proposición no de ley el inicio del proceso de reforma del sistema de financiación autonómico, que garantice que la distribución de recursos financieros se haga de forma finalista y se acabe con el maltrato que el Archipiélago sufre desde 2009.

En el texto se critica que la financiación de las comunidades no responde a “criterios objetivos de búsqueda de equidad y suficiencia financiera”. En la última revisión del modelo, en 2009, se introdujeron en el sistema “ponderaciones” para repartir los fondos que atendían a “criterios políticos”.

NC calcula que el déficit anual de financiación de Canarias ronda los 600 millones de euros, con un coste de los servicios esenciales.