La agencia de calificación de riesgo Moody’s prevé que la economía española crezca el 2,9% este año y el 2% en 2017 ya que la inercia del crecimiento “terminará por debilitarse” debido al agotamiento de los factores externos.

El informe publicado ayer señala que la economía española ha experimentado un “fuerte” crecimiento en 2015 que se ha mantenido en el primer trimestre de 2016, pero advierte de que estos avances han sido cíclicos y no estructurales.

Los bajos precios del petróleo, las mejores condiciones de financiación y el crecimiento del turismo han impulsado el PIB, pero esta inercia de crecimiento se debilitará en 2017.

Moody’s valora también la mejora del mercado laboral y la creación neta de empleo “de forma constante” en los dos últimos años que han rebajado la tasa de paro al 20% en el segundo trimestre del año frente al 26,9% que registraba hace tres años.

Pese a esta bajada, Moodyś advierte que aún se debe mejorar la calidad del empleo, que sigue siendo temporal, y bajar el alto desempleo estructural.

Otro de los desafíos mencionados es el endeudamiento del sector privado, que todavía es elevado, y la lentitud de la amortización de los préstamos hipotecarios por parte de los hogares.