El ministro Montoro rechazó ayer la petición de Canarias de elevar el gasto en los presupuestos autonómicos de 2016 para reforzar las políticas sociales.

La consejera de Hacienda, Rosa Dávila, considera esta postura «injusta» puesto que las Islas han cumplido todos los criterios de estabilidad pactados. «Somos de las pocas autonomías cumplidoras tanto en déficit como en deuda a pesar de ser una de las peores financiadas».

Esta negativa obliga a la Comunidad Autónoma a elevar sus cuentas como máximo un 1,8% respecto al gasto del ejercicio vigente, sin posibilidad de sobrepasar ese límite.

Canarias votó en contra de los objetivos de estabilidad planteados por Montoro en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

La consejera insistió en que la petición de Canarias era «razonable y coherente» con el planteamiento de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), que había propuesto establecer tres escalas para la norma de gasto, en función del nivel del cumplimiento de los parámetros de estabilidad presupuestaria de cada autonomía.

Montoro, sin embargo, consideró que aplicar este criterio vulneraría la normativa vigente.

«El Estado debería tener en cuenta el nivel de endeudamiento de las autonomías y su capacidad para afrontar los pagos a la hora de fijar el límite de gasto no financiero, pero no se ha apreciado el esfuerzo que ha realizado Canarias», señaló Dávila.