El Gobierno central está preparando una subida de impuestos para no superar el objetivo del 3,1% de déficit fiscal en 2017.

Esta subida se centrará en los tributos de Sociedades y algunos impuestos especiales, entre los que podrían estar los carburantes, el alcohol y el tabaco, todos cedidos a la Comunidad Autónoma de Canarias, por lo que no afectaría a los residentes.

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, dijo ayer que el Ejecutivo no tocará ni el IRPF ni el IVA.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha asegurado además, que los 5.500 millones de euros que España debe recortar se lograrán reduciendo las deducciones y los resquicios con los que las empresas pagan menos impuestos.